Una gran cantidad de enfermedades que sufrimos, están derivadas del trabajo y de la relación de uno mismo con el trabajo.

Hoy trataremos del síndrome de Burnout, siendo los síntomas principales los siguientes:

  • Cambios de estado de ánimo
  • Desmotivación
  • Agotamiento mental
  • Falta de energía
  • Angustia
  • Ansiedad..
  • Otras alteraciones psicosomáticas: como problemas gastrointestinales, cardiovasculares, afecciones de la piel, dolores de cabeza o cefaleas, mareos, alteraciones del apetito sexual

Por inercia siempre culpamos al trabajo en sí, te has preguntado alguna vez en qué grado de esta situación la puede estar provocando uno mismo

  • ¿Cómo te comportaras en el trabajo?
  • ¿Cómo gestionas tus tareas?
  • ¿Cómo gestionas la responsabilidad?
  • ¿Los objetivos establecidos son realistas y alcanzables?
  • ¿Tus objetivos están alienados con los objetivos de la empresa?
  • ¿Cómo gestionas el liderazgo?

Y más importante aún, ¿Cómo te gestionas a ti mismo (Emociones, pensamientos, valores, creencias…)?

Como sería ese trabajo,  si personalmente estuvieras alineado con tus emociones, pensamientos, valores, creencias, autoestima….

“Gran parte de la solución está en uno mismo”

“Si tu cambias, todo a tu alrededor cambia”

“¿Comenzamos…?”